Aceite de oliva para bebes de 6 meses

Aceite de oliva para la piel del bebé

Cuando se trata de nuestros pequeños, sólo queremos lo mejor para ellos. Nos esforzamos por satisfacer todas sus necesidades y hacerles la vida más fácil y feliz. Una de las formas en que los padres se aseguran de ello es utilizando productos de calidad para su nutrición, higiene y bienestar general. Por eso, muchos padres optan por cocinar los alimentos en aceite de oliva cuando cocinan para sus hijos. El aceite de oliva es más sano y fácil de digerir que otros aceites comunes utilizados en las cocinas indias.

Sin embargo, últimamente el aceite de oliva también ha encontrado aplicaciones en el cuidado de la piel, especialmente en el cuidado de los bebés. Estos beneficios del aceite de oliva se deben principalmente al alto contenido de vitamina E y K del aceite. El aceite de oliva también tiene un mayor porcentaje de grasas insaturadas (las grasas buenas) en comparación con las grasas saturadas (las grasas malas). Estas grasas insaturadas “buenas” tienen muchos beneficios para el cuerpo humano, y más aún para el desarrollo del cerebro de los bebés.

Aunque las aplicaciones que se indican a continuación son seguras, se recomienda consultar con el pediatra de tu hijo antes de probar alguna de ellas con tu bebé, ya que puede no sentar bien a todos los bebés y causarles una erupción.  Cada bebé es diferente y puede reaccionar de forma distinta al uso del aceite de oliva. Una vez que tu pediatra te dé el visto bueno, puedes seguir adelante y dejar que tu bebé se impregne de los beneficios de este maravilloso aceite.

Cómo utilizar el aceite de oliva para la alimentación del bebé

De hecho, los compuestos grasos son fuentes esenciales de alimentación durante las etapas de la infancia y la adolescencia, y deben representar aproximadamente el 30% de la ingesta calórica diaria. Esta cantidad debe disminuir lentamente a lo largo de los años, hasta alcanzar el 20-25% en la edad adulta.

Todos sabemos que el aceite de oliva procede de las aceitunas, es decir, del fruto del olivo. La diferencia entre el aceite de oliva y el aceite de oliva virgen extra es que el primero es una mezcla de aceites sometidos a diversos procesos químicos destinados a eliminar los olores y sabores desagradables, con la adición de un (¡muy!) pequeño porcentaje de aceite puro, no tratado. El aceite de oliva virgen extra, en cambio, se obtiene únicamente por medios mecánicos, es decir, mediante el prensado de las aceitunas, y no se permite ningún otro proceso, ni la adición de ninguna otra sustancia o compuesto. Por esta razón, cuando compremos aceite de oliva, debemos adquirir siempre aceite virgen extra prensado en frío: es, con diferencia, el mejor aceite, y contiene todas las propiedades nutritivas de las aceitunas.

El aceite de oliva virgen extra es uno de los primeros ingredientes que deben figurar en los alimentos de los bebés cuando empezamos a destetarlos, porque es el compuesto graso que mejor tolera su sistema digestivo aún no desarrollado. El aceite de oliva también ayuda a proteger las paredes del intestino y a reducir la acidez gástrica. También alivia las molestias del estreñimiento y favorece la evacuación intestinal. Durante la infancia, es estratégico para el crecimiento del cuerpo, ya que favorece el desarrollo de los huesos y del sistema nervioso. Rociada sobre la comida del bebé, les ayuda a absorber las vitaminas liposolubles A, D, E y K.

El mejor aceite de cocina para un bebé de 6 meses

Los médicos italianos recomiendan incorporar el aceite de oliva a los alimentos sólidos y, en algunos casos, a la leche materna extraída. El aceite de oliva contiene ácidos grasos similares a los de la leche materna. El aceite de oliva también contiene vitaminas A, C, D, E y K, además de muchas vitaminas del grupo B, y es una rica fuente de antioxidantes. La leche materna es siempre mejor, pero la incorporación de cantidades mínimas de aceite de oliva virgen extra (1/4 de cucharadita por cada dos onzas de alimento sólido) proporcionará excelentes beneficios para la salud del bebé. No se recomienda dar aceite de oliva a los bebés antes de los seis meses. Antes de introducir a tu hijo en el aceite de oliva o en cualquier otra sustancia, asegúrate de consultar con tu pediatra.

Masaje – Después del baño, utiliza el aceite de oliva para dar un masaje a tu bebé. El masaje infantil ofrece una oportunidad para establecer un vínculo entre padres e hijos, ayuda al bebé a relajarse (y, con suerte, a dormir mejor) y el aceite de oliva hidratará la piel del bebé de forma natural. Haz clic aquí para saber más sobre los beneficios del masaje infantil.

Costra láctea – La costra láctea o “caspa infantil” es una dolencia común en los bebés. El aceite de oliva aplicado en las partes afectadas de la cabeza antes del aseo ha demostrado ser un remedio eficaz y natural.

Aceite de oliva para el cuidado de la piel del bebé

Cuando se trata de la salud de tu pequeño, no quieres hacer concesiones y deseas darle lo mejor. Conocemos los magníficos beneficios de utilizar el aceite de oliva en la cocina. Es una gran opción para consumir alimentos saludables. Pero la mayoría de nosotros no sabemos que sus bondades para la salud no sólo se limitan a los adultos, sino que también pueden ser saludables para tu pequeño. Como es bueno para la piel, el pelo y la salud en general, se ha hecho muy popular y se puede ver en muchos hogares. Descubramos algunos de los increíbles beneficios del aceite de oliva para la alimentación del bebé.

El aceite de oliva es un aceite multiuso que se extrae de las aceitunas enteras. La piel y el sistema digestivo de los bebés están blandos y en desarrollo respectivamente, por lo que es imprescindible que los padres utilicen cuidadosamente los ingredientes de los alimentos que les cocinan. El aceite de oliva contiene elementos ricos y nutritivos como grasas monoinsaturadas, antioxidantes y vitaminas.

Puedes empezar a dar aceite de oliva a tu bebé a partir de los 6 meses. Será aún mejor si puedes utilizar aceite de oliva virgen extra para la alimentación del bebé. El aceite de oliva virgen extra se elabora sin utilizar productos químicos ni tratamientos de temperatura. La aceituna utilizada en el aceite virgen extra se elige cuidadosamente y se procesa de la mejor manera. Los padres deben tener en cuenta que no deben alimentar a su hijo con aceite de oliva en exceso, ya que puede alterar su estómago y causarle diarrea.