5 consejos para ayudarte a superar tus clases de medicina

Consulte estos consejos del estudiante de segundo año de AUC Luis Suárez para ver cómo abordó su trabajo de curso de ciencias médicas:

1. FORMAR GRUPOS DE ESTUDIO

Reunirse con los compañeros de clase para repasar el material del curso puede ayudarte a mantenerte motivado y responsable. Además, enseñar a otros es un método probado para mejorar tu propia comprensión de un concepto.

Durante su estancia en Ciencias Médicas, Luis formó un grupo de estudio con otros tres estudiantes que se reunieron semanalmente durante cinco semestres. “Nos enseñábamos y ayudábamos unos a otros; a su vez, nos ayudaba a entender y recordar bien las cosas”, dice Luis. “Era un grupo divertido y disfrutábamos de nuestros horarios de estudio en grupo. Cambió nuestra mentalidad de ‘tengo que estudiar’ a ‘quiero estudiar'”.

2. LEER ANTES DE LA CLASE

La lectura previa del material de la clase puede ayudarte a comprender mejor la organización de la misma y a centrarte en los conceptos más importantes. Además, estarás preparado para hacer preguntas y participar de forma que demuestres interés y dominio del material.

Cuando asisto a las clases y escucho las conferencias, me resulta muy fácil relacionar los conceptos. Consigo una buena visión general de toda la conferencia.

3. REUNIRSE CON LOS PROFESORES DESPUÉS DE LOS EXÁMENES.

Además de reunirte con tu profesor antes de tu próximo gran examen, también es valioso aprovechar las horas de oficina después de los exámenes. Conocerás mejor a tu profesor, comprenderás mejor el material de la clase y aprenderás de los errores que hayas cometido.

Saber en qué podía mejorar supuso una gran diferencia. Después de un examen, me reunía con los profesores para ver en qué me había equivocado y para que me aclararan los conceptos.

4. GESTIONA TU TIEMPO

Aunque parezca que no hay suficientes horas en el día para cumplir todos tus objetivos de estudio, tomarlo día a día y establecer una rutina te ayudará a asegurar tu éxito. Si priorizas tus tareas, planificas con antelación y te tomas descansos, estarás más seguro y serás más eficaz como estudiante.

Luis estableció un horario para los días de la semana para mantenerse en el camino. “Me levantaba a las 7 de la mañana, asistía a todas las clases hasta las 11:30 y me tomaba una hora de descanso para comer”, dice. “Estudiaba el material de ese día desde las 12:30 hasta las 17:00 y luego reservaba una hora para cenar. Luego, volvía a estudiar de 6 a 9 o 10 de la noche”.

5. DORMIR BIEN

Dormir toda la noche para estudiar en el último momento sólo te va a perjudicar a largo plazo. Tu cerebro necesita dormir para retener toda la información que estás repasando. Dormir lo suficiente cada noche y mantener un horario bastante regular es vital para sentirse y rendir al máximo.

Dormía al menos nueve horas cada día, desde las 10 de la noche hasta las 7 de la mañana. No comprometí mis hábitos de sueño para que al día siguiente estuviera fresco y bien descansado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *