Litotricia recuperacion

Litotricia láser frente a litotricia por ondas de choque

La litotricia es una forma rápida y eficaz de tratar los cálculos renales. Entendemos que puede tener muchas preguntas sobre lo que implica este procedimiento. Al informarle sobre lo que puede esperar, esperamos ayudarle a tranquilizarse.

Puede reanudar una dieta de ligera a normal, a medida que sienta hambre. Asegúrese de beber al menos uno o dos litros de agua al día y evite el alcohol durante las primeras 24-48 horas. Si tiene fiebre, dolor incontrolable o vómitos, póngase en contacto con su médico inmediatamente.

Tras el procedimiento de litotricia, se recomienda encarecidamente que consulte con un dietista titulado que pueda ayudarle a crear el plan de alimentación adecuado para usted, exclusivo para sus necesidades. Obtenga más información sobre nuestros servicios de nutrición.

Qué tamaño de cálculo renal requiere la litotricia

Las opciones quirúrgicas para los pacientes con cálculos renales sintomáticos incluyen la litotricia extracorpórea por ondas de choque (LEOC), la ureteroscopia y la nefrolitotomía percutánea (NLPC). La anatomía renal, la composición de los cálculos y el hábito corporal desempeñan un papel importante a la hora de determinar los resultados y el enfoque operativo.

El papel de la ureteroscopia en los últimos diez años ha experimentado una evolución espectacular, debido a las mejoras en el tamaño del ureteroscopio y las capacidades de deflexión, las imágenes de vídeo, las cestas e instrumentos en miniatura, y en la litotricia (rotura de cálculos) con la llegada del láser de holmio. En la actualidad, más del 25% de las cirugías de cálculos renales se realizan con la tecnología de los ureteroscopios pequeños.

Una vez que usted está dormido, el cirujano pasa un pequeño tubo iluminado (ureteroscopio), a través de la uretra y la vejiga y dentro del uréter hasta el punto donde se encuentra el cálculo. Si el cálculo es pequeño, se puede atrapar con un dispositivo de cesta y extraerlo entero del uréter. Si el cálculo es grande y/o si el diámetro del uréter es estrecho, habrá que fragmentarlo, lo que suele hacerse con un láser. Una vez que el cálculo se ha roto en trozos diminutos, estos trozos suelen extraerse del uréter. En la mayoría de los casos, para garantizar que el riñón drene bien la orina después de la intervención, se deja colocado un stent ureteral (ver preguntas frecuentes).

Cuidados postoperatorios de la litotricia

Hay dos formas de eliminar los cálculos mediante el tratamiento con ondas de choque. En un método, se coloca al paciente en una bañera con agua tibia. Utilizando rayos X o ultrasonidos para localizar los cálculos, se coloca el cuerpo de forma que los cálculos se localicen con precisión. En el segundo método, más habitual, el paciente se tumba encima de un cojín blando o una membrana por la que pasan las ondas. Se necesitan entre 1 y 2 mil ondas de choque para aplastar los cálculos. El tratamiento completo dura entre 45 y 60 minutos.

Una vez finalizado el tratamiento, el paciente puede moverse casi de inmediato. Muchas personas pueden reanudar plenamente sus actividades cotidianas en uno o dos días. No se requieren dietas especiales, pero beber mucha agua ayuda a que los fragmentos de los cálculos pasen. Cuando se expulsan los fragmentos puede producirse algo de dolor, que comienza poco después del tratamiento y puede durar hasta cuatro u ocho semanas. Los analgésicos orales y el consumo de mucha agua ayudan a aliviar los síntomas.

La mayoría de los pacientes tienen algo de sangre en la orina durante unos días. Los fragmentos de los cálculos rotos pueden causar molestias al pasar por el tracto urinario. A veces, el cálculo no se rompe por completo y pueden ser necesarios tratamientos adicionales.

Tiempo de recuperación de la litotricia láser

La litotricia es un procedimiento no invasivo (no se perfora la piel) que se utiliza para tratar los cálculos renales que son demasiado grandes para pasar por las vías urinarias. La litotricia trata los cálculos renales enviando energía ultrasónica focalizada u ondas de choque directamente al cálculo localizado primero con fluoroscopia (un tipo de “película” de rayos X) o

ultrasonidos (ondas sonoras de alta frecuencia). Las ondas de choque rompen un cálculo grande en cálculos más pequeños que pasarán por el sistema urinario. La litotricia permite a las personas con ciertos tipos de cálculos en el sistema urinario evitar un procedimiento quirúrgico invasivo para la eliminación de los mismos. Para poder dirigir las ondas, el médico debe poder ver los cálculos con rayos X o ecografía.

La litotricia consiste en la administración de una serie de ondas de choque a la piedra objetivo. Las ondas de choque, generadas por una máquina llamada litotriptor, se enfocan mediante rayos X hacia el cálculo renal. Las ondas de choque viajan por el cuerpo, a través de la piel y los tejidos, y llegan al cálculo, donde lo rompen en pequeños fragmentos. Durante varias semanas después del tratamiento, esos pequeños fragmentos se eliminan del cuerpo con la orina.