Miocarditis fulminante

Directrices sobre la miocarditis

La miocarditis fulminante (MF) sigue siendo uno de los mayores retos de la cardiología de cuidados críticos, y una de las afecciones cardíacas raras pero altamente mórbidas en las que las estrategias de diagnóstico y las decisiones clínicas en el tratamiento médico siguen siendo en gran medida empíricas. La última Declaración Científica de la AHA sobre la FM ha tratado de proporcionar una revisión experta muy necesaria y un resumen de las últimas evidencias, haciendo hincapié en el rápido reconocimiento de este síndrome rápidamente progresivo en el diagnóstico diferencial del shock cardiogénico o la arritmia refractaria. En concreto, el grupo de redacción ha destacado varias causas nuevas de FM, (incluyendo las presentaciones de muerte súbita de los atletas o los efectos adversos de las inmunoterapias contra el cáncer), la importancia de reconocer los subtipos clínicos clave, y las perlas y escollos en el manejo de la FM. La estrategia clínica predominante, tal y como subrayó el grupo de redacción, sigue siendo una mayor vigilancia, ya que la FM es un importante diagnóstico diferencial en los pacientes que se presentan con un compromiso cardiovascular grave y repentino, y la anticipación de los niveles rápidos y avanzados de apoyo circulatorio y experiencia que estos pacientes pueden necesitar invariablemente. Sin embargo, muchas de las viejas cuestiones siguen siendo muy debatidas, como se expone a continuación:

Miocarditis crónica

ResumenAntecedentesExperimentamos dos casos adultos de miocarditis fulminante con shock cardiogénico grave en los que se utilizó el dispositivo de asistencia ventricular izquierda Impella [ventrículo izquierdo (LV)-Impella] de forma concomitante con la oxigenación por membrana extracorpórea venoarterial (V-A ECMO).Presentación de casosUn hombre de 67 años y otro de 49 con miocarditis fulminante fueron trasladados a nuestro hospital con soporte mecánico de V-A ECMO y IABP. Se implantaron Impella 5.0 e Impella CP 21 h y 17 h después de establecer la OMEC V-A en cada caso. En una semana, la función del VI de los pacientes mejoró progresivamente. A continuación, se retiraron los Impella tras suspender la OMEC V-A. Fueron dados de alta de la unidad de cuidados intensivos en los 8 días siguientes.ConclusionesEl momento óptimo de introducción del Impella VI no es actualmente preciso. Sin embargo, este informe de caso sugiere que el inicio de LV-Impella dentro de al menos 24 h después de establecer V-A ECMO puede ser aceptable para la recuperación de la función cardíaca.

Reimpresiones y autorizacionesSobre este artículoCite este artículoNandate, H., Nishihara, T., Nakata, Y. et al. Mejora de la recuperación de la miocarditis fulminante mediante el tratamiento con el uso combinado del dispositivo de asistencia ventricular izquierda Impella con la oxigenación por membrana extracorpórea: una serie de casos.

Miocarditis recurrente

ResumenLa miocarditis fulminante (MF) se caracteriza por un rápido deterioro progresivo de la función cardíaca y una elevada tasa de mortalidad. Desde el primer informe de pacientes con FM en la década de 1980, se han publicado varios ensayos clínicos y estudios de investigación que han aumentado nuestros conocimientos sobre la FM. En la actualidad, el diagnóstico de la FM depende de varias técnicas, como la electrocardiografía, la ecocardiografía, la biopsia endomiocárdica y la resonancia magnética cardíaca. Con el desarrollo de los dispositivos de apoyo a la circulación mecánica (SCM) y el progreso en nuestra comprensión de los mecanismos fisiopatológicos subyacentes a la FM, los regímenes de tratamiento han evolucionado desde el simple tratamiento sintomático hasta un enfoque de tratamiento integral basado en el apoyo vital. El mecanismo central que subyace al desarrollo de la FM es la aparición de una tormenta de citoquinas inflamatorias. Esta revisión ofrece una descripción exhaustiva de la comprensión actual de la fisiopatología de la FM y de los conocimientos relativos a su etiología, fisiopatología, tratamientos y resultados.

Miocarditis fulminante online

Figura 1. Cambios seriados del electrocardiograma (ECG). (A) Elevación extensa del ST con complejos QRS extrañamente amplios inmediatamente después de la aplicación de la oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO). (B) Parada eléctrica ventricular y auricular durante el tratamiento con ECMO. (C) Disminución, aunque sigue siendo extensa, de la elevación del ST con estrechamiento y bajo voltaje de los complejos QRS en el ECG del tercer día de hospitalización. (D) Normalización de la elevación del segmento ST y de la anchura del QRS; un complejo QRS aumentado pero que sigue siendo de bajo voltaje en el ECG previo al alta.

Figura 2. Cambios seriados de la ecocardiografía. (A,B) Acinesia global con disfunción ventricular izquierda (VI) grave y marcado engrosamiento edematoso de la pared ventricular izquierda en la ecocardiografía portátil realizada justo después de la aplicación de la oxigenación por membrana extracorpórea. (C,D) Función del VI y grosor de la pared normalizados en la ecocardiografía previa al alta.

En el segundo día de hospitalización, el ECG de seguimiento mostró una extensa elevación del segmento ST similar con complejos QRS extrañamente amplios, y la ecocardiografía no reveló ningún cambio de intervalo significativo en la acinesia global previamente observada con disfunción biventricular grave.