Preparacion de ecografia abdominal

Ecografía de abdomen

Es mejor dejar a otros niños en casa. Si tiene que traer a otros niños, traiga a alguien que los cuide mientras usted está con el niño que se va a someter a la ecografía. La duración de la ecografía Se prevé que la visita completa dure entre una hora y una hora y media. Se necesita tiempo para preparar a su hijo para la prueba. La toma de imágenes suele durar entre 30 y 45 minutos. Un médico especial (radiólogo) las examinará para decidir si es necesario tomar más imágenes. A veces ocurren imprevistos que nos retrasan. Si esto ocurre, la cita de su hijo puede retrasarse y durar más de lo previsto. Esté preparado. Es mejor no hacer planes que no se puedan cambiar. Es posible que su hijo no esté listo para salir a tiempo para que usted pueda llegar a otra cita o recoger a otros niños en la escuela. Después de la ecografía El técnico no podrá decirle los resultados de la prueba, pero responderá a cualquier pregunta que tenga sobre la ecografía. El médico de su hijo recibirá un informe escrito en unos días y se comunicará con usted para informarle los resultados de la ecografía. Para conocer más sobre el Departamento de Radiología Pediátrica del Texas Children’s, visite aquí.

¿Se puede ver el cáncer en el abdomen con la ecografía?

La ecografía abdominal es un procedimiento no invasivo que se utiliza para evaluar los órganos y estructuras del abdomen. Esto incluye el hígado, la vesícula biliar, el páncreas, los conductos biliares, el bazo y la aorta abdominal. La tecnología de los ultrasonidos permite visualizar rápidamente los órganos y estructuras abdominales desde el exterior del cuerpo. La ecografía también puede utilizarse para evaluar el flujo sanguíneo a los órganos abdominales.

La ecografía utiliza un transductor que envía ondas de ultrasonido a una frecuencia demasiado alta para ser oída. El transductor de ultrasonidos se coloca en la piel y las ondas de ultrasonidos se desplazan por el cuerpo hasta los órganos y estructuras interiores. Las ondas sonoras rebotan en los órganos como un eco y vuelven al transductor. El transductor procesa las ondas reflejadas, que un ordenador convierte en una imagen de los órganos o tejidos que se examinan.

Las ondas sonoras viajan a diferentes velocidades según el tipo de tejido que se encuentre: la más rápida a través del tejido óseo y la más lenta a través del aire. La velocidad a la que las ondas sonoras regresan al transductor, así como la cantidad de ondas sonoras que regresan, es traducida por el transductor como diferentes tipos de tejido.

Preparación de la ecografía del hígado

La ecografía abdominal utiliza ondas sonoras para producir imágenes de las estructuras del abdomen superior. Se utiliza para ayudar a diagnosticar el dolor o la distensión (agrandamiento) y evaluar los riñones, el hígado, la vesícula biliar, los conductos biliares, el páncreas, el bazo y la aorta abdominal. La ecografía es segura, no invasiva y no utiliza radiación ionizante.

Este procedimiento requiere poca o ninguna preparación especial. Su médico le indicará cómo prepararse, incluyendo si debe abstenerse de comer o beber antes. Deje las joyas en casa y lleve ropa holgada y cómoda. Es posible que le pidan que se ponga una bata.

La ecografía es una prueba médica no invasiva que ayuda a los médicos a diagnosticar y tratar enfermedades. Es segura e indolora. Produce imágenes del interior del cuerpo mediante ondas sonoras. La ecografía también se denomina sonografía. Utiliza una pequeña sonda llamada transductor y un gel que se coloca directamente sobre la piel. Las ondas sonoras de alta frecuencia viajan desde la sonda a través del gel hasta el interior del cuerpo. La sonda recoge los sonidos que rebotan. Un ordenador utiliza esas ondas sonoras para crear una imagen. Los exámenes por ultrasonido no utilizan radiación (rayos X). Como la ecografía capta imágenes en tiempo real, puede mostrar la estructura y el movimiento de los órganos internos del cuerpo. Las imágenes también pueden mostrar el flujo de sangre a través de los vasos sanguíneos.

Preparación de la ecografía de la vesícula biliar

La ecografía abdominal es un tipo de prueba de imagen. Se utiliza para observar los órganos del abdomen, como el hígado, la vesícula biliar, el bazo, el páncreas y los riñones. Los vasos sanguíneos que conducen a algunos de estos órganos, como la vena cava inferior y la aorta, también pueden examinarse con la ecografía.Cómo se realiza la prueba

Un aparato de ultrasonidos toma imágenes de los órganos y estructuras del interior del cuerpo. El aparato envía ondas sonoras de alta frecuencia que se reflejan en las estructuras corporales. Un ordenador recibe estas ondas y las utiliza para crear una imagen. A diferencia de las radiografías o los TAC, esta prueba no le expone a radiaciones ionizantes. Estará tumbado durante el procedimiento. Se aplica un gel conductor transparente a base de agua sobre la piel del abdomen. Esto ayuda a la transmisión de las ondas sonoras. A continuación, se desplaza sobre el abdomen una sonda manual denominada transductor, y es posible que tenga que cambiar de posición para que el médico pueda observar distintas zonas. Es posible que tenga que cambiar de posición para que el médico pueda observar diferentes zonas.