Tener miedo no es de cobardes

Cómo dejar de ser un cobarde

La literatura caballeresca ofrecía una poderosa celebración del valor y la denuncia de la vergüenza de la cobardía. Este artículo explora la relación entre los debates franceses bajomedievales sobre este tema y la realidad militar de la época.

1La literatura caballeresca medieval celebraba el coraje y la valentía como características definitorias del caballero digno.1 La importancia central del coraje y la valentía a menudo sugería que perder una batalla o incluso la propia vida era preferible a la vergüenza de la cobardía.2 En La Chanson de Roland, el héroe epónimo pedía a sus hombres que lucharan con valentía en la batalla de Roncesvalles para que nadie cantara después una canción vergonzosa sobre ellos. Además, Roldán fue fiel a su propio consejo, incluso se negó a tocar su cuerno para pedir ayuda cuando la marea de la batalla cambió. Aunque su negativa a actuar provocó su muerte y la de sus hombres, los cristianos acabaron ganando la batalla y el propio Roldán fue llevado al cielo por San Gabriel.3 La valentía y la abnegación de Roldán y Olivier se convirtieron en una de las piedras de toque de la caballería. En Les Vœux du héron (c. 1346), Jean de Hainault, conde de Beaumont, acusó a sus compañeros de creerse iguales a Oliver y Roland.4 Poco después, la Chanson de Bertrand du Guesclin (c. 1380) informaba de que el Condestable de Francia había ganado más honor que cualquier “chevaliers puis le temps de Rolant” y comparaba repetidamente a Bertrand con su ilustre predecesor.5

Coraje El Perro Cobarde | El Monstruo del Pie

Si persigues la virtud en un monasterio o en una comunidad, no es probable que te ataque mucho el miedo. Pero el hombre que pasa su tiempo en lugares más solitarios debe hacer todo lo posible para evitar ser vencido por ese vástago de la vanagloria, esa hija de la incredulidad: la cobardía.

Los que se lamentan por sus pecados, pero son insensibles a cualquier otra pena, no sienten cobardía, pero los cobardes suelen tener colapsos mentales. Y esto es natural. Porque el Señor abandona con razón a los soberbios para que los demás aprendamos a no envanecernos.

Así como es imposible saciar el estómago de un solo golpe, también es imposible vencer el miedo al instante. Éste cederá más rápidamente en la medida en que se llore; pero en la medida en que nuestro llanto falle, seguimos siendo cobardes.

A veces el alma, y a veces la carne, se vuelve cobarde primero, y la una pasa su enfermedad a la otra. Si este miedo inoportuno no pasa al alma cuando la carne se acobarda, entonces la liberación de la enfermedad está cerca. Pero la verdadera liberación de la cobardía llega cuando aceptamos con entusiasmo todos los acontecimientos inesperados con un corazón contrito.

Palabras del argot inglés para describir a una persona cobarde

Foto de CorbisiNo ser valienteLos cobardes han sido avergonzados, golpeados y fusilados, pero su fracaso tiene una importante función social. Un aplauso para los cobardespor Chris Walsh + BIOFoto de Corbis’Un cobarde puede perder una batalla, una batalla puede perder una guerra y una guerra puede perder un país’. Así hablaba el contralmirante y diputado conservador Tufton Beamish en la Cámara de los Comunes en 1930, dando voz a una idea que debe ser tan antigua como la propia guerra. Preocupándose sólo por su propia seguridad, cubriéndose, atrayendo el fuego, el cobarde puede ser más peligroso para su propio bando que un enemigo valiente. Incluso cuando no huye, el cobarde puede sembrar el pánico simplemente por su aspecto: cambia de color, como observó Homero en la Ilíada, es incapaz de quedarse quieto, le castañetean los dientes. Los cobardes también son conocidos por ensuciarse.

No es de extrañar que los soldados en el campo de batalla se preocupen por ser cobardes mucho más de lo que sueñan con ser heroicos; o por qué la cobardía se considera a menudo el más despreciable de los vicios (no sólo por los soldados): mientras que los héroes alcanzan la fama, los cobardes suelen estar condenados a algo peor que la infamia: el olvido. Como dice Virgilio, el guía de Dante, de los neutrales cobardes que residen en la antesala del infierno: “el mundo no dejará que perdure ningún informe sobre ellos”. El propio Virgilio no quiere hablar de ellos. Sin embargo, hablar de los cobardes y de la cobardía puede ayudarnos a juzgar y orientar la conducta humana frente al miedo.

¡Toad NO ES UN COWARD!

Tienes razón: Shakespeare puede ser difícil de entender a veces, porque tiende a utilizar muchas metáforas en sus escritos, y es difícil descifrar el significado de algunas de esas metáforas. La mejor manera de intentar comprender cualquier cita difícil es dividirla en frases más pequeñas y abordar cada una de ellas por separado.

Probablemente ya te hayas dado cuenta de que, en esta cita, Shakespeare está estableciendo una comparación entre alguien cobarde (es decir, alguien que tiene miedo de enfrentarse a los retos de la vida, como enfrentarse a situaciones difíciles, asumir riesgos y luchar por lo que cree) y alguien valiente (es decir, alguien que es valiente a la hora de enfrentarse a los retos de la vida, que nunca tiene miedo de enfrentarse a situaciones difíciles o arriesgadas y que siempre luchará por lo que cree).

Cuando se observa sólo la primera parte de la cita, “Los cobardes mueren muchas veces antes de morir”, se intenta pensar en cómo alguien puede realmente “morir muchas veces” antes de morir realmente. Enseguida te das cuenta de que Shakespeare está utilizando la muerte como una metáfora (porque una persona no puede morir físicamente varias veces en una sola vida). Aquí, utiliza la metáfora de la muerte para transmitir cómo se siente una persona por dentro cuando huye de un desafío. Esa persona “muere” un poco por dentro cada vez que se acobarda, lo que significa que pierde un poco de fuerza de carácter cada vez que se niega a afrontar un reto de la vida.